Diputada local busca evitar discriminación hacia la diversidad sexual. Vergüenza para Oaxaca que aún no se haya legislado al respecto, dice. Señala la necesidad de armonizar el Código Civil con la Constitución.

Oaxaca, Oax., a 05 dic. 2018.-La diputada Magaly López Domínguez, del Grupo Parlamentario del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), presentó este miércoles una propuesta legislativa para modificar el Código Civil del Estado de Oaxaca para reconocer el matrimonio y el concubinato entre personas del mismo sexo, con el fin de evitar la discriminación jurídica hacia la diversidad sexual.

En sesión ordinaria, la legisladora dijo en tribuna que la actual redacción de los artículos 143 y 143 bis del Código Civil excluye la posibilidad de que dos personas del mismo sexo contraigan matrimonio o concubinato, en franca transgresión a los principios de igualdad y no discriminación previstos en los artículos primero y cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

“Es vergonzoso para Oaxaca que hayan pasado legislatura tras legislatura sin reconocer los derechos de las personas con preferencias sexuales diversas, expresó, y calificó como “un ultraje” que Oaxaca niegue la posibilidad de contraer matrimonio a personas del mismo sexo, contraviniendo garantías constitucionales como la prohibición de toda discriminación.

En el Palacio Legislativo de San Raymundo Jalpan, López Domínguez señaló que en diversas ocasiones la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha calificado como inconstitucionales las normas jurídicas que establecen que el matrimonio es entre un hombre y una mujer o incluyen la procreación como su
objetivo, ambos supuestos presentes en el Código Civil de Oaxaca.

Recordó que en 2010, la Suprema Corte estableció la plena constitucionalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo y que es exigible el reconocimiento del Estado no sólo de la orientación sexual de un individuo hacia personas de su mismo sexo, sino también de sus uniones, bajo las modalidades que decidan adoptar, como sociedades de convivencia, concubinatos y, por supuesto, el matrimonio.

“Eso sucedió hace ocho años, y nuestro Código siguió intacto”, increpó.
En 2012, agregó, la Suprema Corte determinó que el artículo 143 del Código Civil para el Estado de Oaxaca es inconstitucional, por contener una distinción que excluye injustificadamente a las parejas homosexuales del acceso al matrimonio, al permitir que sólo lo contraigan las parejas heterosexuales que tienen la finalidad de procrear, pero tras la resolucón el legislativo local dejó el Código sin modificación.

En 2015, prosiguió, la Suprema Corte estableció la tesis de jurisprudencia 43/2015, en la que resolvió que es inconstitucional “la ley de cualquier entidad federativa que, por un lado, considere que la finalidad de aquél es la procreación y/o que lo defina como el que se celebra entre un hombre y una mujer”.

En esa ocasión, dijo, el máximo órgano de control constitucional advirtió que es discriminatorio pretender vincular los requisitos del matrimonio a las preferencias sexuales, pues excluye injustificadamente del acceso al matrimonio a las parejas homosexuales y bajo ninguna circunstancia se puede negar o restringir a nadie un derecho con base en su orientación sexual.

Calificó nuevamente como vergonzoso para Oaxaca que, conociendo de la inconstitucionalidad de la disposición, el Poder Legislativo haya simplemente cerrado los ojos.

Expuso que su propuesta busca modificar el Código Civil para que el artículo 143 establezca que “Matrimonio es la unión libre de dos personas para realizar la comunidad de vida, en donde ambos se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua”, y el 143 bis que “El concubinato es la unión de hecho, realizada voluntariamente entre dos personas, que estando en aptitud de contraer matrimonio entre sí, no lo han celebrado en los términos que la ley señala y hacen vida en común”.

“El reconocimiento de este derecho ni siquiera es un planteamiento de vanguardia”, externó la legisladora; “se trata apenas de armonizar nuestro Código con la Constitución Política nacional, con la particular de nuestro estado y con el derecho internacional de los derechos humanos; se trata solamente de apretar el paso en la legislación oaxaqueña para intentar alcanzar lo que hace años debió suceder”.

Para la diputada López Domínguez, “la posibilidad del matrimonio sin discriminación debe ser una prioridad para quienes aspiramos a vivir en una sociedad igualitaria”.

La iniciativa fue turnada para su análisis a la comisión de Justicia.