Ivette Súarez

16 mayo 2017.-Guadalupe Ríos.-“Se lo decían los amigos, los familiares, los compañeros del gremio. Cabrón, cuídate. Estos güeyes no tienen madre. Son unos malditos. Pero él seguía escribiendo críticas y denuncias en su columna, en uno de los diarios de la localidad: apedreando con sus teclas, sus palabras, el ejercicio del poder político, la corrupción, la complicidad entre criminales y servidores públicos, la policía al servicio de la mafia.

Tenía varios años como reportero y suficiente experiencia para hacer trabajos de investigación. En la región sobraban los temas, pero todos los senderos, escoltados de plantas con espinas, conducían a la pólvora incendiada o en espera del gatillo, las miradas densas y vidriosas de los jefes, los callejones que pueden sacar de apuros y que no tienen salida, las calles que solo conducen a un humo caliente, que se levanta y baila con el viento, después del pum pum.”

Eso publicó apenas el 27 de marzo Javier Valdez, en su espacio La Yerba, del portal Ríodoce, cuatro días después del asesinato de la periodista Miroslava Breach, ocurrido el 23 de marzo en Chihuahua, presumiblemente por escribir y describir la violencia desatada por el narcotráfico en aquel Estado.

Hasta ayer yo no sabía nada de Javier Valdez. Hoy me entero no solo de su habilidad para escribir, de su compromiso temerario con el periodismo de investigación y denuncia, también escucho en entrevistas en la radio que era alegre, franco, malhablado y que fue esposo, padre y ya era abuelo a sus cincuenta años.

“Había aprendido a navegar en el pantano, aunque muchas veces lo hacía con miedo”, dice Adrián López, Director del Diario “El Noroeste” de donde Javier Valdez trabajó y se salió para crear RíoDoce junto con dos colegas suyos donde abordaba temas de la violencia del narcotráfico y sus daños colaterales.

Me preguntan por qué me indigno, por qué me solidarizo. Me preguntan si conocí a Javier Valdez. No, no conocí a Javier Valdez, pero sé que al matarlo a él y a los demás, están enviando un mensaje a los medios: el que se atreve se muere.

Sé que no están matando solo a un periodista, están tratando de callar la denuncia, de ocultar lo que pasa y lo hacen sabiendo que existe impunidad. ¿Quién es responsable de la violencia creciente del narcotráfico en México?

Javier Valdez es el séptimo periodista asesinado en este 2017 en territorio mexicano. Ningún homicidio ha sido esclarecido. Impunidad, es el signo de estos tiempos violentos en México.