El Canciller Luis Videgaray afirmó que ésta es una acción cruel e inhumana que claramente representa una violación a los derechos humanos de los migrantes y pone en situación de vulnerabilidad a niñas y niños, algunos de ellos con discapacidad.

Ciudad de México, a 19 jun. 2018.-Informó que de los 1,995 niños migrantes que de abril a la fecha han sido separados de sus familias, menos del 1% de los casos corresponde a mexicanos.

A nombre del gobierno de México, el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, expresó hoy la más categórica y enérgica condena a la política de separación de familias migrantes que ha puesto en marcha el gobierno de Estados Unidos.

“El gobierno mexicano, y quiero que quede muy claro, no promueve la migración ilegal. Respetamos a cabalidad la soberanía y el Estado de Derecho de los Estados Unidos. Sin embargo, por convicción y por obligación constitucional, no podemos permanecer indiferentes ante una situación inhumana y cruel, como la separación de familias en la frontera. Hacemos un llamado al gobierno de Estados Unidos, al más alto nivel, para que reconsidere esta política y dé prioridad al bienestar y los derechos de las niñas y los niños, con independencia de su nacionalidad o su situación migratoria”, expuso el Secretario de Relaciones Exteriores.

Informó que, de acuerdo con datos del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos, de los 1,995 niños migrantes que de abril a la fecha han sido separados de sus familias tras cruzar la frontera, menos del 1% de los casos corresponde a menores de nacionalidad mexicana.

“Esta cifra es consistente con los casos que ha identificado nuestra Red Consular, con un total de 21 niños mexicanos que fueron separados de sus padres. De ellos, la mayoría ya han sido repatriados a México y solamente siete permanecen en albergues”, agregó.

Explicó que el mayor número de menores separados de sus familias corresponde a niñas y niños provenientes de Guatemala, El Salvador y Honduras.

El Canciller dio a conocer que ya se comunicó con el Secretario de Estado de la Unión Americana, Mike Pompeo, y con la Secretaria de Seguridad Interna de ese país, Kirstjen Nielsen, a quienes expresó el rechazo del gobierno de México a la política de separación de familias migrantes en la frontera.

Agregó que a través de la Embajada de México en Washington se entregó una nota al gobierno de Estados Unidos en la que se expresa esta condena de forma oficial.

Al hablar específicamente de los menores separados de sus padres, el Canciller explicó que “en todos los casos el gobierno mexicano, a través de los Consulados, ha visitado los albergues, ha entrevistado a los niños, ha identificado y se ha puesto en contacto con sus familiares y, en la mayoría de los casos, se ha logrado ya su repatriación”.

Anunció que México continuará trabajando de manera estrecha con organizaciones de la sociedad civil defensoras de los derechos humanos y de los migrantes en los Estados Unidos, a quienes convocó a sostener una reunión de trabajo con autoridades mexicanas a la brevedad. El Secretario reiteró las instrucciones a la Red Consular de México en Estados Unidos, para estar en contacto permanente con los centros de detención y con las autoridades migratorias y de salud que participan en la instrumentación de esta política, para identificar y atender cualquier caso donde se vean involucrados ciudadanos mexicanos.

Finalmente, anunció que México habrá de prestar toda su asistencia y capacidad institucional a los gobiernos de Guatemala, Honduras y El Salvador, con el objetivo de establecer acciones conjuntas y definir posiciones comunes ante los órganos multilaterales para brindar el mayor apoyo posible a nuestros hermanos de Centroamérica, aunque no se trate de niños mex