En días pasados, se público el artículo denominado “Lanzan iniciativa para proteger propiedad intelectual de pueblos indígenas”, que habla sobre la iniciativa del diputado Arturo Huicochea Alanís (PRI). Dicho proyecto de Ley, que tiene como finalidad la protección de la propiedad intelectual y los conocimientos tradicionales.

09 ago. 2018.- Y conforme lo expresa el legislador en la fundamentación del proyecto, “la protección de los conocimientos tradicionales y las expresiones culturales tradicionales de los pueblos indígenas en todo el mundo es uno de los mayores problemas que se plantean en el campo de la propiedad intelectual y que sigue pendiente la realización de esfuerzos conjuntos en el ámbito nacional e internacional”.

Que la propiedad intelectual y los conocimiento tradicionales “es un derecho reconocido por la Declaración Universal de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Comunidades Indígenas, y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, primer documento internacional en el que se reconocieron derechos a las comunidades indígenas y se reconoció la autodeterminación que rige a estos pueblos”.

Agrega que “el conocimiento de los diseños se pasa de generación en generación y distingue a cada poblado, en otras palabras, no hay un autor, sino que el reconocimiento es de la comunidad”.

Dicho vacío normativo, deja desprotegido a los pueblos indígenas y sus comunidades, circunstancia que es aprovecha por empresas y particulares no indígenas “que terminan por apropiarse de los conocimientos tradicionales y creaciones artísticas de estos pueblos, con un fin mercantil”

“Los derechos colectivos de propiedad intelectual y los conocimientos tradicionales de los pueblos indígenas sobre sus creaciones”, tal como lo expresa el presente proyecto, comprenden las “invenciones, modelos, dibujos y diseños, innovaciones contenidas en las imágenes, figuras, símbolos, gráficos, petroglifos y otros detalles; además, los elementos culturales de su historia, música, arte y expresiones artísticas tradicionales, susceptibles de un uso comercial, a través de un sistema especial de registro, promoción y comercialización de sus derechos”.

Asimismo también, “las obras literarias, artísticas, de arte popular o artesanal, todas las manifestaciones primigenias en sus propias lenguas, y los usos, costumbres y tradiciones de la composición pluricultural que conforman al Estado Mexicano, que no cuenten con autor identificable”.

También reconoce los derechos colectivos de los pueblos originarios sobre los “instrumentos musicales, música, danzas o forma de ejecución”, las “expresiones orales y escritas contenidos en sus tradiciones, que conforman su expresión histórica, cosmológica y cultural” y por último, las “vestidos tradicionales, los diseños contenidos en los mismos y las técnicas de confección”.

En referencia a la solicitud de registro, legitima a las autoridades tradicionales de los referidos pueblos a solicitarlo al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial previa aprobación y registro del organismo estatal a cargo del Derecho de Autor, y aviso a la Secretaria de Cultura.

El registro de los citados derecho, no caducan, ni tendrán termino de duración, los tramite estarán exceptuados de cualquier tipo de aranceles.

En caso de impugnación de los citados registros, deberán notificarse “a los representantes de los congresos generales o autoridades tradicionales indígena”.

En relación “a los derechos de uso y comercialización del arte, artesanías y otras manifestaciones culturales, deberán tener previa aprobación de los organismo estatales citados. Con la excepción, “de los conjuntos de bailes de proyecciones folclóricas que ejecuten representaciones artísticas en el ámbito nacional e internacional”.

Para finalizar el proyecto normativo, “prohíbe la reproducción industrial, ya sea total o parcial, de los vestidos tradicionales y demás derechos colectivos reconocidos”, salvo que medie autorización estatal.